¿Cuál es el precio que pagamos en calidad ambiental por la contaminación acústica?

El ruido no hace distinciones, lo mismo afecta al enfermo que al sano, al viejo y al joven, al estudiante y al turista, al paciente de hospital y al médico. En realidad todos somos prisioneros del ruido. Un dictador político no podría intervenir más en la vida de los demás que los que  manejan el motor del avión o el taladro. La democracia da a la persona el derecho a votar, pero no el derecho a dormir; el derecho a ir a la escuela, pero no el derecho a oir al profesor.

La tecnología y el ruido que provoca, arranca al ser humano su dignidad, su derecho a meditar y trabajar con creatividad, con concentración. Arrebata igualmente su derecho al descanso. Todo ello con la pasividad de los poderes públicos, con el pretexto de respaldar una guerra necesaria en favor del progreso.

Para Norman Cousins, “el silencio es la condición primordial de la serenidad humana y el medio natural de la contemplación. Una vida sin periodos regulares de silencio es una vida sin el alimento esencial para el espíritu y la inteligencia creadora. El silencio ofrece el elemento vital de intimidad sin el cual el individuo no llega a ser él mismo. Vivimos en una época en que solo el pensamiento representa la diferencia entre sensatez y locura total. Uno de los requisitos indispensables para que pueda darse el pensamiento es la intimidad y un poco de silencio, por lo menos de vez en cuando”.

La mayoría de las religiones, a lo largo de la historia de la humanidad, han insistido en que el hombre necesita periodos regulares de silencio para su salud espiritual. Observar lo que la sociedad hace, incluso al enfermo, quebranta la fe en la decencia humana.

Los estudios de Jansen con obreros de la industria alemana, indican que los que trabajan en areas ruidosas muestran una mayor incidencia de conflictos familiares que los que trabajan en areas más tranquilas. El ruido que no cesa, y cada vez más creciente en nuestra sociedad actual,  podría ser indirecto responsable de gran parte del estrés, irritabilidad, insomnio… que desde luego no ayuda a evitar el elevado número de separaciones y divorcios, agresiones y violencia doméstica. El ruido constante y fastidioso hace aflorar lo peor del ser humano, como bien puede constatar la agresividad típica al volante.

En la vida de pareja tampoco ayudan los finos tabiques para vivir una relación sexual plena y satisfactoria. Algún día probablemente se “descubra” que el ruido es cómplice de la frigidez, que los ruidos inesperados cortocircuitan la respuesta sexual enviándola a un segundo plano mientras la mente se mantiene en estado de alerta.

La tortura ha sido definida como grave dolor físico o psicológico infligido a alguien, con métodos y utensilios diversos, con el fin de obtener de él una confesión, o como medio de castigo. Demasiada gente califica y describe a la contaminación acústica como tortura, debida al daño que ésta les está haciendo.

La exposición al ruido y sus efectos no son diferentes de las técnicas no violentas usadas para torturar prisioneros desde tiempos inmemoriales. El Dr. Zhivko Angelusheff cita una sugerencia china del s. III a.c: “En lugar de colgar a los criminales deberían tocarse flautas, tambores o campanas sin parar hasta que cayeran muertos, porque esta es la muerte más dolorosa que el hombre puede imaginar… primero se vuelven locos y posteriormente caen muertos”.

El uso clásico de la tortura tenía un propósito: desmoralizar y arrancar una confesión. El horror de la actual tortura del ruido es que se aplica a una desamparada población civil sin ningún propósito. El consumidor no es el enemigo del comercio ni de la industria, ¿por qué, entonces se le trata así?

Anuncios

Acerca de Enrique B.

Técnico Informático - Electrónico
Esta entrada fue publicada en Contaminación acústica, Contaminación por ruido, Eliminador de ruido, Ruido molesto y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s